Desi aparent lucrurile sunt simple ( o fata, un calculator , o conexiune la internet) lucrurile nu stau deloc asa.
Managementul studiourilor de videochat este o chestiune complexa datorita in special faptului ca se lucreaza cu oameni. Omul ( modelul de videochat in cazul de fata) este cea mai importanta resursa a unui studio videochat. Calculatoare si camere web poate sa cumpere oricine dar managementul resurselor umane este cheia de bolta in industria videochatului. Doar in Bucuresti se inchid si se deschid anual ~ 500 de studiouri, putei gasi pe internet de vanzare calculatoarele lor deci clar nu in tehnica de calcul sta forta unui studio de chat. Orice studio videochat Bucuresti deschis in ultimul an duce o batalie crunta pentru modele. Bugetele de publicitate sunt ametitoare pentru unii , Laguna Studio cheltuieste lunar aproape 10.000 € pe diferite canale de publicitate pentru a isi mari echipa. Si lucrurile merg in directia buna dar dupa cum vedeti , cei mai multi bani se duc pe atragerea si formarea modelului de videochat de top.
In ultimii ani s-au alocat resurse uriase pentru trainingul modelelor si rezultatele incep sa se vada. Aproape toate modelele lor sunt in prima pagina la Jasmin aa ca "return of investment" este pe deplin justificat in acest caz.

Muchos creen que pisando el pedal a fondo ahorrarán más tiempo. Sin embargo, también aumentan las posibilidades de no llegar a destino.

La verdad es que las supuestas ganancias de tiempo por exceder la velocidad máxima permitida son un mal entendido muy común. El tiempo que se gana es marginal si lo comparamos con el tiempo total de viaje. Lo único que genera el aumentar la velocidad es el peligro para el conductor y para los demás usuarios de una carretera.

Resulta mucho más conveniente adelantar tu viaje en unos minutos que aumentar la velocidad del vehículo cuando te encuentras viajando, porque la real ganancia de tiempo es muy baja.

Por ejemplo, si conduces a 60 km/hr. y aumentas tu velocidad a 80 km/hr., en diez kilómetros habrás ganado solo 2 minutos y 30 segundos.

Planifica bien tu viaje y no corras. No vale la pena.

Algunas personas creen que pueden consumir drogas y luego manejar, “total, nadie lo sanciona”.
Esta situación tendría los días contados gracias a la debutante “Ley de Tolerancia Cero”, que no solo ha limitado la ingesta de alcohol, si no también contempla medir el consumo de drogas en los conductores.

La modificación de la Ley -promulgada a principios de marzo- también aumenta las sanciones por manejo bajo “estupefacientes o sicotrópicos”. Si bien esta parte de la ley todavía no está operativa, las autoridades ya se están preparando para implementarla.
Para las próximas fiscalizaciones se utilizarán “narcotests” o papeles que a través de la saliva identifican si hay presencia de estupefacientes. Mide cinco tipos de drogas que son las que más se consumen en Chile: marihuana, cocaína, pasta base, metanfetaminas y éxtasis.
Aunque el mandato legal está vigente, por ahora el foco estará puesto en la campaña que evita la conducción bajo la influencia del alcohol, para pasar -en una segunda etapa- a los sicotrópicos y drogas.

¿Cómo funcionan estos kits móviles?

Se trata de un dispositivo desechable, de plástico, que se pone en la lengua por al menos un minuto.
Si da positivo, la placa se tiñe de color. Si no hay consumo, no se colorea. De esta forma, el test solo determina si existió consumo, pero no logra definir el nivel de éste.
Los doctores consideran que con la cocaína y el éxtasis el conductor tiene un estado de ánimo alterado y se siente capaz de hacer cosas más riesgosas. En cuanto a la marihuana y algunos tranquilizantes, pueden entregar un efecto sedante que también afectaría la vigilia del conductor.

Más de alguna vez hemos oído uno de los tantos mitos que rodean al alcohol, la mayoría para justificar ese “traguito de más”. Estos son algunos ejemplos:

1. Algunas recetas caseras como tomarse un café, ducharse o bailar hacen que el efecto del alcohol en la sangre disminuya.
FALSO: El tiempo de actividad del alcohol en el organismo no se puede acelerar. Lo único que se consigue es que un borracho adormecido se transforme en un borracho despierto, lo que puede ser aún más peligroso.

2. Dos personas que beben lo mismo tendrán la misma concentración de alcohol en la sangre.
FALSO: La concentración de alcohol en la sangre depende del metabolismo de la persona, del género, del peso y del alimento consumido, entre otros factores, de modo que hay individuos que eliminan el alcohol más rápido. Así podemos encontrar una persona con un elevado nivel de alcohol y que ha consumido muy poco.

3. El alcohol consumido con la comida no se absorbe.
FALSO: El beber alcohol con las comidas solo hace que se retrase la absorción del alcohol. De la misma forma, el ingerir alcohol con el estómago vacío favorece que el alcohol se absorba más rápidamente y sus efectos se inicien antes.

4. No hay problema si estoy por debajo del límite legal.
FALSO: De hecho con niveles de 0.15 – 0.2 g/l de alcohol en la sangre, ya empieza a observarse deterioro de la función psicomotora y aumenta el riesgo de accidentes, especialmente en los conductores no experimentados.

Fiscalización diurna al consumo de Alcohol

La fiscalización por consumo de alcohol se ha instalado en la actualidad noticiosa desde que se reforzara su desarrollo durante horas del día, principalmente, en sectores aledaños a restaurantes en horario de almuerzo.

Las críticas han sido diversas. Por un lado, empresarios gastronómicos rechazan la medida apelando a que ‘un pisco sour o una copa de vino’ no afectarían la conducción, en pruebas de atención –distracción con estímulos visuales y auditivos simultáneos- el alcohol incrementa la distrabilidad e interfiere con las tareas necesarias para responder a un segundo estímulo desde 0,2 grs de alcohol por litro de sangre. Otros, la apoyan conscientes de que beber y conducir son dos situaciones, absolutamente incompatibles. Porque en este tema, no podemos hablar de cifras y estadísticas sin pensar que son vidas las que están detrás de esos muchas veces fríos números. Basta una vida que se pierda por causa de accidentes de tránsito ocurridos durante el día, para que reforzar la fiscalización diurna, valga la pena.

De hecho, en países donde la implementación de la ley de tolerancia cero ya lleva años, como es el caso de Suecia, la fiscalización se hace incluso durante las mañanas.

A modo de ejemplo, en 2011, en el horario que se extiende entre las 15 y las 18 horas, se produjeron 391 accidentes de tránsito, donde resultaron 75 heridos graves y 34 menos graves. De ellos, 9 perdieron la vida.

¿No es esta razón suficiente para preocuparnos y fiscalizar?

El llamado nunca ha sido no beber. La invitación es a no conducir, si se bebe. Una invitación en la que seguiremos insistiendo, aunque pueda despertar rechazo en algunos sectores económicos, porque nuestro objetivo, es salvar vidas y no existe bien más preciado.